La soldado mapuche se refugia en la montaña y está herida de bala: las negociaciones con el juez

Lo confirmó el abogado Rubén Marigo de APDH, que intercede por la comunidad. 15 miembros de la comunidad Lafken Winkul permanecen en el predio. Por ahora, no dejarán el lugar. Comienza una mesa de diálogo y el funeral de Rafael Nahuel.

Rubén Marigo, abogado de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, acaba de evitar, según sus propios cálculos, un nuevo derramamiento de sangre en el predio ocupado por la comunidad Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi, Río Negro, luego de la redada a cargo del Grupo Albatros de Prefectura que tuvo como resultado la muerte del joven mapuche Rafael Nahuel, un operativo ordenado por el juez federal barilochense Gustavo Villareal. Los mapuches no abandonaron totalmente el predio: “Quedan 15 en total, entre ellos mujeres y niños”, asevera Marigo a Infobae.

La Policía Federal rodea el perímetro, pero tanto Marigo como fuentes en la PFA estiman que no habrá un nuevo ingreso por la fuerza. “Va a comenzar una mesa de negociación”, revela Marigo, “en donde participará Parques Nacionales, titular del predio, se espera la presencia de diputados nacionales”. Sin embargo, los 15 mapuches todavía presentes no dejarán el predio, al menos, no por ahora. “No sé qué pasara”, admite.

Marigo -que acompañó a la familia de Rafael Nahuel a dialogar con el juez Villanueva en la madrugada de ayer- ingresó al predio ocupado por la comunidad junto al obispo de Bariloche, monseñor Juan José Chaparro. “Fue muy importante su participación”, asegura el abogado. El juez Villanueva participó de la visita, pero no ingresó: se quedó a cien metros de distancia. Marigo y el obispo Chaparro fueron acompañados por un médico. Constataron que hay dos heridos de bala dentro de la comunidad, entre ellos la soldado voluntaria Joana Micaela Colhuan, que fue parte de la Escuela de Montaña del Ejército, y un varón. “Ambos están fuera de peligro, fueron tratados por el médico, las balas traspasaron con orificios de entrada y salida y no quedaron en los cuerpos”, afirma Marigo.

El abogado, por otra parte, tomó contacto con los dos detenidos de la causa, Fausto Jones Huala y Lautaro Gonzáles. “Están en la delegación de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y están bien de salud, logramos que queden comunicados”, dice. Estima que sus declaraciones indagatorias se producirán en breve.

La familia de Rafael Nahuel recibió el cuerpo del joven ayer por la noche, luego de que se le practique la autopsia, para así dar comienzo al eluwun, el rito funerario mapuche, que se hará en la casa de la familia del joven en el barrio barilochense de Nahuel Hue. Marigo oyó de parte de la comunidad que “tres miembros del Grupo Albatros le dispararon mientras escapaba montaña arriba”. “Encontramos vainas calibre .9 mm entre los árboles”, apunta. La Policía de Seguridad Aeroportuaria fue designada por el juez Villanueva para esclarecer qué ocurrió en la redada del sábado y cómo murió Nahuel.

En su edición de esta mañana, el diario Río Negro afirma que una bala .9 mm fue lo que mató a Rafael Nahuel.