NEUQUEN: DESTACAN EN HOUSTON EL POTENCIAL DE VACA MUERTA

Un experto le dijo a este diario que “tiene destino de grandeza”.

Neuquén. Raoul LeBlanc es director ejecutivo de IHS Markit para Norteamérica. Oriundo de Nueva Orleans, lleva más de 20 años en la industria como analista y, si bien su trabajo actual se localiza en Estados Unidos, no evita conversar sobre el futuro de Vaca Muerta y Argentina. Con un inglés claro y pausado, LeBlanc aseguró a LM Neuquén que todo el mundo sabe que el play argentino tiene destino de grandeza, pero algunas cosas complotan con la velocidad de su desarrollo. Ese es el foco.

“Todos sabemos que Vaca Muerta va a ser el único desarrollo no convencional fuera de Norteamérica, que va a funcionar, pero necesita inversiones en infraestructura, transparencia y cooperación entre las empresas que operan en la cuenca”, dijo.

Desatacó la presencia de YPF por ser la pionera y la que marcó el camino para que otras majors se sumen. “Gracias a YPF se logró que Vaca Muerta sea lo que es y a la pequeña Vista Oil&Gas, porque es una empresa que asumió un riesgo con poco capital y se transformó en una empresa que es útil al sistema”, dijo.

LeBlanc presentó un trabajo durante un seminario organizado por la ATCC (Cámara de Comercio Argentina Texana) en el marco de la OTC en Houston. Allí explicó un modelo económico que permitió a las empresas independientes que motorizaron el desarrollo del shale en Estados Unidos ser las que permitieron esa revolución que hoy intenta replicarse en Vaca Muerta.

Según el experto, las pequeñas operadoras asumen grandes riesgos con un capital inicial modesto que genera resultados inmediatos, que les permiten multiplicar su valor y en ese momento darles ingreso a las grandes operadoras vendiendo su operación.

LeBlanc comparó la vida de una pequeña empresa con los estadios de crecimiento de un humano. El momento de alto riesgo es el inicio de la operación, luego se ingresa en una fase de adolescencia donde hay altos márgenes de ganancias respecto de la inversión, pero luego, cuando el capital comienza a dispararse, las pequeñas suelen venderse a las grandes empresas.

“En Eagle Ford, las pequeñas compraron acres a 500 dólares y en algunos casos, dependiendo de los pozos que tenían, llegaban a vender el acre a 20 mil o 40 mil dólares. Cuando el riesgo es alto, la recompensa también es alta”, dijo y recordó: “Al principio de 2009 se hicieron 10 pozos que no eran buenos, a los seis meses ya había 25 y de a poco las empresas pequeñas y medianas se fueron acercando al punto justo (noreste de la formación). El caso es que el riesgo lo afrontaron las pequeñas y medianas porque las grandes no querían tomar riesgos. Luego fueron ingresando con Exxon a la cabeza”.

En el estadio inicial que propone LeBlanc, las empresas perforan pozos que les permitan demostrar que debajo de la tierra hay un buen elemento y que va a funcionar en un eventual desarrollo masivo.

“Si el jugador sobrevive, pasa al estado adolescente de optimización y pasan dos cosas: la primera es que ya se sabe cuál es el lugar correcto para perforar y se sabe cuál es la técnica para hacerlo, y la segunda es que al ver el mapa de áreas ya se sabe quiénes son los ganadores y los perdedores, cuál bloque es bueno y cuál bloque es malo”, remató el experto.

Random Posts