MENDOZA CAMPEON ARGENTINO

“Porqué será que Ushuaia llora y llora sin parar, Comodoro, Buenos Aires y Tucumán, en barrio Borravino todo el año es carnaval, porque Mendoza ya ganó el Nacional”.

Tras vencer a Metropolitana por penales con más sufrimiento que el merecido, Mendoza volvió a ser campeón argentino de juveniles y el corazón se nos sale del pecho. Lo hizo con un equipo que quedará en la historia grande del futsal mendocino, un plantel que no solo fue superando todas las barreras que se le fueron poniendo en lo futbolístico, sino que dio ejemplo de profesionalismo en todo los aspectos.

Un grupo que entendió a la perfección el mensaje de Pablo Stahringer y ese cuerpo técnico brillante que lo acompañó (Pablo Longo, Emmanuel Palumbo, Juan Delucia y el profe Fernando Barbero), fue creando una mística ganadora.

Ahí lo veo a Lío Jerovsek abrazarse con Leo Coletta, su reemplazante después que el Ruso se lesionara en la primera entrada en calor y tuviera que ser desafectado, aunque se quedó viviendo toda la semana con el plantel y poniendo su cuota de optimismo.

Ahí van juntos en el abrazo, cómo toda la semana, el Hormiga Civelli, Saviolita Molina y Lautaro Biondi, una banda que dio que hablar.

Cómo no emocionarse recordando los goles de Gallina, el resurgir de los pivots (Juanma Moreno, Joaco Goldman y Román Zuñiga), las piruetas de Berni Difonzo quien se nos va a Italia, las atajadas de Nacho González y Tito García, la solvencia y liderazgo de Santi Vega, Luciano Stalloca y Santi Barrera o la explosividad y el desparpajo de Agus Pongetti.

Fueron cuatro meses de trabajo. Desde aquella primera convocatoria regional pasando por los distintos departamentos. Viendo a todos y cerrando la boca de los críticos de siempre cada vez que salía una lista.

Hubo ilusiones, desilusiones, enojos, pero por sobretodo muchas alegrías coronadas este sábado en San Rafael.

Lo dijo Héctor Ortíz, presidente de Fefusa, el viernes a la mañana previo a la semifinal, “para nosotros el balance ya es más que positivo. Es un nuevo proceso y ha superado las expectativas”.

La actuación de ayer fue solo la frutilla del postre y la demostración que a estos gladiadores solo los podía parar una piña al mentón, pero había que estar muy bien para conseguir llegarles. Mendoza tiene en este plantel a grandes campeones, campeones del trabajo, campeones que entiendieron el mensaje y lo destacaban en una de las canciones que entonaron en la semana: “hay que laburar como nos enseñó el Pablito”, decían.

¡¡¡Salud, ídolos!!! Y ¡¡¡Vamos la Borravino!!!

La campaña

3-2 a Comodoro Rivadavia

4-1 a San Rafael

3-0 a Ushuaia

8-2 a San Rafael

14-0 a Gregores

3-2 a Río Grande

6-5 a Metropolitana

Random Posts